El rol de los verificadores de noticias


Entre el público que conoció la historia a través de Diario Vivo se encontraba Fernando Berlín, que el 22 de noviembre de 2019 llevó el tema a su podcast, La Cafetera, en la sección que realiza junto a la periodista Ana Pastor. En él hablaron del tour como un fake, haciendo una crítica superficial a la acción en sí, sin entrar en el grueso del tema, la desinformación mediática en la que en esos momentos estaba envuelta.

Antes de participar en La Cafetera, Pastor ya conocía el tour de La Manada. En septiembre había compartido el tweet de la directora adjunta de El Periódico, Gemma Robles, que enlazaba el artículo con las informaciones que la abogada acusadora había filtrado a ese diario. Pastor es la fundadora de Newtral, plataforma de desmentido de noticias falsas. Varias personas le respondieron en Twitter y taguearon a la plataforma, pero esta no respondió.

El otro principal verificador de desinformación del Estado español es Maldito Bulo, cuya fundadora es también una experiodista de La Sexta. Ambas plataformas, Maldito Bulo y Newtral, funcionan de manera similar: ponen a disposición de la ciudadanía un número de WhatsApp al que cualquier persona puede enviar artículos o imágenes de dudosa credibilidad. El volumen que reciben es alto, y solo pueden atender aquellos casos que les llegan repetidas veces. Esto adolece de un fallo sistémico: dado que por su propia naturaleza los medios de comunicación cumplen todos los principios de calidad del mensaje, la ciudadanía tiende a dar por verdaderas sus comunicaciones, por lo que no reportan la información a estas plataformas.

Hilo de Facebook respecto a la noticia del 18 de septiembre de 2019. La ciudadanía da por verídica la información aparecida en los grandes medios de comunicación. ¿Cómo contrarrestarla cuando es falsa?

Ambas plataformas también llevan a cabo actividades de fact-checking escrutando las informaciones que consideran más relevantes de la actualidad. Suelen centrarse en memes, webs de noticias falsas y declaraciones de políticos, quedando fuera de su mirada los grandes medios, que han de ser retados por movimientos más contestatarios.

Hasta la llegada de internet la prensa había mantenido cierto control social dirigiendo la información de manera más o menos organizada. Rota la hegemonía narrativa, se generan ficciones radicalmente excluyentes entre sí. Los verificadores de noticias tratan de abordar este problema, pero lo único que pueden hacer es intentar volver a meter las ovejas al redil, es decir, apuntalar el poder tradicional de los medios de comunicación, tomando el discurso del oligopolio mediático como el verdadero. En el caso del tour: ambas plataformas están fundadas por periodistas de La Sexta. ¿Podrán desmentir la información vertida por su propia cadena?

¿Desmentirá Newtral la desinformación vertida por La Sexta?
El bulo mediático del tour de La Manada aún está por desmentir en Maldito Bulo.